Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

NO SOY YO ERES TÚ





Después de un mes y medio, cerramos las puertas del TEATRO EN CERÚLEO dónde hemos estado representando mi primera obra larga NO SOY YO ERES TÚ. En realidad se trata de cuatro piezas cortas encajadas según la arbitrariedad de las circunstancias. Piezas cortas que encajan. Como puzzles, para convertirse en algo más grande. Empecé con el teatro pequeño y ahora resulta que muchas de las piezas han crecido, se han vuelto gigantes, como es el caso de LA BELLA Y EL MONSTRUO, que ahora se ensaya bajo la dirección de la fantástica Mc Chos. 

Me gusta contar historias. Creo que es una de las pocas cosas que de vez en cuando consigo hacer bien. Me lo dice la gente, me lo dice la mirada de Encarna Breis, la emboscada de unos ojos para los que escribí en su día TE SOBRAN LOS MOTIVOS. En época de crisis y teniendo en cuenta que las novelas se venden como la mierda, había que tirar por otros lugares. Conozco a directores de cine que están convirtiendo sus películas sin realizar en novelas. Si el mercado del libro está mal, no hablemos de las películas. Y también conozco a directores de cine que adaptan sus textos al teatro, gracias al auge de esas maravillosas salas de teatro alternativo que ahora inundan la capital. Se trata de no parar. Se trata de poner cafés en bares para poder seguir escribiendo, como es mi caso. Hace poco, compartí barra poniendo copas con un director de cine que había ganado tres Goyas el mes pasado, y que estaba desesperado, esperando que le volviesen a llamar en el bar el siguiente fin de semana.

Hoy en día puedes encontrarte a tu poeta favorito vendiéndote el pan, a tu novelista predilecto sirviéndote un cupcake. Parece terrible, pero ese sometimiento, bien sobrellevado, nos conecta con la realidad, a los autores, nos mantiene vivos y nos llena la cabeza de historias que contar. Muchas veces he pensado que si Almodovar hace el cine (para mi gusto) descafeinado que hace hoy en día es precisamente por esa desconexión con el mundo real, aparte e los cuatro bobos que tendrá alrededor que no se atreverán a decirle que sus tragedias no hacen llorar, y sus comedias no hacen gracia.

Os dejo algunas fotos de la obra.



Y aquí el estupendo mini reportaje que nos hicieron en LA SEXTA