Páginas vistas en total

viernes, 3 de diciembre de 2010

LA RED ANTISOCIAL

Propongo crear una red antisocial. Vendría a ser todo lo contrario que el Facebook. O sea, una red de enemigos y desencuentros. En este experimento estarían todos los que ni muertos agregaríamos al Facebook, o los que borramos sin contemplaciones, como le pasa a mi amiga Ruth Toledano, que lleva una semana queriendo celebrar su meta de tener mil amigos y resulta que en los tres últimos días primero la borró uno, luego otro, y se pasa el tiempo oscilando entre los 997, 998, 996, desesperada la pobre y con los confetis ya casi caducados.
La relación con nuestros enemigos no deja de ser una relación estrecha y notoria, omnipresente, muchas veces infravalorada, y muchas veces bastante más interesante que la otra, la que tenemos con muchos de nuestros amiguetes cercanos.
Sería curioso, por ejemplo, inspeccionar a diario si nuestro número de enemigos supera al de amigos o viceversa. Nos daría qué pensar: fíjate tú. Sería estupendo ver frases del tipo MIGUEL y CARLOS AHORA SON ENEMIGOS, o llamar al muro "el muro de las lamentaciones" y tener la bandeja de entrada llena de insultos servidos en bandeja, o que nos etiquetaran en esas fotos en las que salimos hechos un cuadro de comedor.

La Red Antisocial podría tener además otra variante que no fuese únicamente la del insulto y el menosprecio hacia la prójima. Una Red Antisocial de los que, de una manera lúcida y subversiva, se oponen a cierta parte de nuestro entramado social y, cada uno a su manera, luchan para que eso cambie.
Como mi amigo Pan, pancartero de nacimiento y sindicalista extremo, que no se pierde una sola manifa antisistema y tiene claro que lo de las torres gemelas de Nueva York fue una detonación controlada por el gobierno estadounidense con el único propósito de tener una excusa para invadir Irak (ver documental ZEIGEIST). O mi querido amigo Eduardo, que fundó una ONG el año pasado y recorre los parques del extrarradio de Madrid repartiendo condones a los chavales que realmente están jodidos, hablando con ellos, poniendo a su disposición un grupo de terapeutas, psicólogos, entrenadores personales, profesores.
Son chavales a los que no llega la ayuda de nadie, gente perdida, gente enganchada, personas sin trabajo que sólo necesitan la cercanía y la comprensión que muchas ONG subidas a la parra no saben ofrecer.
Aunque claro, ahora que lo pienso esta no sería una Red Antisocial sino más bien todo lo contrario.
Que aprendan los del feisbú.


No hay comentarios:

Publicar un comentario