Páginas vistas en total

domingo, 5 de diciembre de 2010

ENTREVISTA EN LA REVISTA OH MY GOD! DE DICIEMBRE


Te dejo la entrevista de la revista OH MY GOD! que ha salido esta semana sobre mi novela nueva EL MELEFICIO DE LA DUDA


-¿Qué podrías contarnos acerca de tu nueva novela?

EL MALEFICIO DE LA DUDA es una novela oscura escrita en un momento bastante oscuro de mi vida. Es mi tercer libro, y en él quise abordar de lleno el género de la ciencia ficción, que es mi género literario favorito. Trata básicamente de un escritor en sequía creativa que se ve obligado a pasar una cura de desintoxicación por culpa de la cocaína. De pronto comienzan a pasar a su alrededor una serie de sucesos desconcertantes. Bastian, que así se llama el prota, viajará a una laguna perdida en la provincia de Segovia donde pasó los veranos de su infancia y donde subyace un oscuro y terrorífico secreto.

-¿No crees que el género de terror es un poco arriesgado en el panorama editorial?

Para nada. El terror está de moda. No hay más que poner un telediario para darse cuenta de eso (risa). Pero no era mi intención hacer una novela de terror con personajes ñoños rollo CREPÚSCULO. Los protagonistas de mi relato tienen una estructura más densa, más literaria. Doy bastante más valor a los personajes que a la situación en la que se ven envueltos. Al fin y al cabo la literatura es una excusa para hablar de personajes. Estoy convencido de que este libro va a tener buena acogida. El precio no va a ser un problema porque mi editor tuvo la idea de lanzarlo con un precio “de bolsillo”, así que nadie va a tener excusa para no comprarlo a pesar de como están las cosas.

-¿Qué referencias se pueden encontrar?

Al principio hay algo de terror del cine japonés, con el que estaba fascinado en el momento en que escribí aquello. El resto de la novela podría ser tomada como una especie de relato al más puro estilo Stephen King, aunque con personajes que se mueven entre Chueca y Malasaña. Me salió una novela bastante extensa, la verdad es que es un buen ladrillo, y entre medias existen partes por las que el genial escritor Eduardo Mendicutti clasificó la novela como un “cuento gótico”. Son capítulos que se escapan al realismo sucio del resto de la novela.

-¿Tiene algo que ver con lo gay?

En mis novelas los personajes gays (siempre los hay) se entremezclan con los heterosexuales con normalidad, es decir, nunca he pretendido retratar expresamente la forma de vivir de los gays ni mucho menos hacer literatura homosexual. Mis personajes gay aparecen con naturalidad, como de hecho sucede en barrio de Chueca y en gran parte de Madrid, y ojalá muy pronto en todas partes de España.

-¿Tiene algo de autobiográfico?

Por supuesto. Siempre hablo de mi cuando escribo. Bueno, para ser sinceros, Bastian, el protagonista, que también es escritor, vende muchísimas más novelas que yo. Debe ser una especie de proyección acerca de mis deseos, supongo. (risas) Y la adicción a la cocaína tampoco tiene que ver conmigo. De todas las drogas, la coca me parece con diferencia la droga más estúpida, vacía y peligrosa.

-¿Cómo ves la acogida que está teniendo, o ha tenido de quien la ha leído?

La gente que la ha leído me escribe por mail o por el FACEBOOK diciéndome cosas increíbles. De verdad, siempre te sorprende cuando tienes tan buena acogida en reseñas y blogs. Pero si tengo que serte sincero el premio gordo me lo llevé con Alaska. Cuando le mandé la novela para que se la leyera no esperaba siquiera que me contestase. Soy fan de Alaska desde niño y mi mayor sueño era que un día presentase conmigo una de mis novelas. A los pocos días, recibí su contestación. Me dijo que no había podido soltarla desde que la cogió, que no había dormido en toda la noche hasta terminarla al día siguiente. Y que se ofrecía a presentar la novela en el hotel OSCAR conmigo, así como escribir una frase que va en la portada del libro. Guardo ese mail impreso y enmarcado como si fuese un Van Gogh, aquello fue el pistoletazo de salida para este montón de cosas maravillosas que están sucediendo.

-¿Tienes pensado seguir escribiendo más novelas de terror?

Mi siguiente novela ya casi está terminada y sí, tiene mucho que ver con este género. Pero es normal, porque es el final de una trilogía que me plantee hace unos años. Aunque no guardan relación entre ellas, todas tocan temas comunes: los problemas a la hora de interpretar nuestro personaje social; desarreglos de alimentación que enmascaran todo tipo de retorcidas carencias; gelatinosos y renqueantes secretos que se ocultan bajo el agua de nuestra memoria; el peligroso y cortante filo donde se juntan la realidad y la fantasía…

-¿A qué público puede ir dirigido?

El público gay siempre ha sido mi lanzadera, claro que sí. Pero siempre he escrito para todos los públicos y creo que la gente joven se divertirá muchísimo con la novela. También pretendo llegar al público adulto porque EL MALEFICIO DE LA DUDA ha sido concebido como un relato serio y honesto. He intentado romper el tópico que dice que un relato de terror tiende a ser insustancial. Eso sí, te confieso que soy un escritor comercial. No pretendo escribir para una minoría, ni ser un artista alternativo. Me encantan las cosas comerciales y me encanta que lo que hago llegue al mayor número de gente posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario