Páginas vistas en total

lunes, 6 de enero de 2014

NO SOY YO ERES TÚ





Después de un mes y medio, cerramos las puertas del TEATRO EN CERÚLEO dónde hemos estado representando mi primera obra larga NO SOY YO ERES TÚ. En realidad se trata de cuatro piezas cortas encajadas según la arbitrariedad de las circunstancias. Piezas cortas que encajan. Como puzzles, para convertirse en algo más grande. Empecé con el teatro pequeño y ahora resulta que muchas de las piezas han crecido, se han vuelto gigantes, como es el caso de LA BELLA Y EL MONSTRUO, que ahora se ensaya bajo la dirección de la fantástica Mc Chos. 

Me gusta contar historias. Creo que es una de las pocas cosas que de vez en cuando consigo hacer bien. Me lo dice la gente, me lo dice la mirada de Encarna Breis, la emboscada de unos ojos para los que escribí en su día TE SOBRAN LOS MOTIVOS. En época de crisis y teniendo en cuenta que las novelas se venden como la mierda, había que tirar por otros lugares. Conozco a directores de cine que están convirtiendo sus películas sin realizar en novelas. Si el mercado del libro está mal, no hablemos de las películas. Y también conozco a directores de cine que adaptan sus textos al teatro, gracias al auge de esas maravillosas salas de teatro alternativo que ahora inundan la capital. Se trata de no parar. Se trata de poner cafés en bares para poder seguir escribiendo, como es mi caso. Hace poco, compartí barra poniendo copas con un director de cine que había ganado tres Goyas el mes pasado, y que estaba desesperado, esperando que le volviesen a llamar en el bar el siguiente fin de semana.

Hoy en día puedes encontrarte a tu poeta favorito vendiéndote el pan, a tu novelista predilecto sirviéndote un cupcake. Parece terrible, pero ese sometimiento, bien sobrellevado, nos conecta con la realidad, a los autores, nos mantiene vivos y nos llena la cabeza de historias que contar. Muchas veces he pensado que si Almodovar hace el cine (para mi gusto) descafeinado que hace hoy en día es precisamente por esa desconexión con el mundo real, aparte e los cuatro bobos que tendrá alrededor que no se atreverán a decirle que sus tragedias no hacen llorar, y sus comedias no hacen gracia.

Os dejo algunas fotos de la obra.



Y aquí el estupendo mini reportaje que nos hicieron en LA SEXTA






sábado, 20 de octubre de 2012

DETRÁS DE LA PUERTA

En pocos días se estrena simultáneamente en el microteatro de Madrid y en el de Miami mi nueva obra DETRÁS DE LA PUERTA. En realidad la obra se basa en una idea cogida al vuelo (de esas que se desprenden como plumas de un plumero nuevo) de mi nueva novela LA RAYUELA ESPIRAL. Las novelas, debido a su extensión y a su bagaje errático por una estructura quizá no tan rígida como la del teatro o la del cine, muchas veces producen historias embrionarias que quedan poco remarcadas o que los autores pensamos que podían dar para mucho más. Este es el caso de esta nueva obra teatral.

Un secuestro, una puerta que separa a secuestrador y víctima, a través de la cual desarrollan una historia  obsesiva de asco, amor y dependencia. Es quizá mi puesta en escena más conceptual y plástica, teniendo en cuenta que soy un autor que, en teatro, no he experimentado demasiado con las posibilidades del lenguaje visual. Para todos los que queráis ir a verla, y para los que no, os dejo las primeras líneas del texto.





ACTO ÚNICO

Dos habitaciones separadas por una puerta con un agujero en la base. En una habitación hay una NIÑA (19) y en la otra se encuentra un HOMBRE (50). La niña está cabizbaja y abatida. Se pone en pie, nerviosa y palpa las paredes con ansiedad. El hombre de la otra habitación permanece impasible mientras se corta las uñas.

niña

El hombre hace caso omiso.

niña

hombre

niña

El hombre ríe por lo bajo.

niña

hombre

niña

hombre

niña

El hombre coge un plato con las sobras. Va a pasarlo por el hueco de la puerta. Se lo piensa mejor. Se detiene.

hombre

niña

hombre

La niña rompe a sollozar.

hombre

La niña hace un esfuerzo por controlarse. Sus ojos se iluminan con un brillo perspicaz.

niña

hombre

niña

hombre

niña

La habitación de la niña se queda a oscuras. Solo vemos al hombre.

hombre

niña

hombre

niña

hombre

La mirada del hombre se pierde en el infinito.

hombre

hombre

lunes, 17 de septiembre de 2012

MICRO YERMA


Acaba de salir de cartel mi obra MICRO YERMA.

Hacer MICRO YERMA me ha dado, además, la oportunidad de hacer buenas migas con la directora y dramaturga María Velasco, a la que adoro.




 




           

 



jueves, 5 de enero de 2012

LA RAYUELA ESPIRAL 2



Sigo con el tema de mi novela nueva, todavía inédita, LA RAYUELA ESPIRAL.

Hace un año, cuando buscaba inspiración para el tema de la que sería mi novela nueva, se me ocurrió algo. Pesando en el pasado, recordé una época de mi vida lejana. Yo tenía veinticinco años y acababa de publicar mi primer libro. Por otra parte, acababa de abrir el restaurante GULA GULA en la Gran Vía, y el éxito desmesurado nos había pillado a todos lo socios por sorpresa. Ahí estaba yo, de pronto ganando un pastón y saliendo en la televisión, en la radio, en las revistas.
Recordando aquella época, de pronto vi a ese otro Ariel como un ser desconocido que casi no guardaba relación con mi vida actual. ¿De verdad aquel era yo? Por alguna extraña razón me costaba trabajo creerlo.

De pronto me di cuenta la enorme cantidad de versiones de nosotros mismos que nos vemos obligados con el tiempo a dejar atrás. Para ser quien somos hoy en día, para convertirnos en este que somos ahora, no nos ha quedado mas remedio que asesinar y enterrar a todos esos "yos" en distintas épocas, circunstancias y condiciones, tan diferentes, tan irreales.

De este punto parte mi nueva novela. ¿Qué ocurriría si de pronto, aquel que fuimos y ya no somos, aquel que en su día nos vimos obligados a dejar de lado, regresase a nuestra vida como un fantasma para reclamar el sitio que le corresponde en el mundo de los vivos?

Por supuesto, esa idea tuvo que evolucionar mucho para convertirse en LA RAYUELA ESPIRAL.
Este concepto en principio tan abstracto de el ser que fuimos poniéndonos la zancadilla al que somos hoy en día es una metáfora excelente para abordar las cosas sin superar que regresan una y otra vez, nuestra peor parte apareciendo cuando parecía que ya todo estaba superado.

miércoles, 4 de enero de 2012

LA RAYUELA ESPIRAL: anorexia

Como escritor, siempre he tenido la costumbre de fabricar una portada provisional para la novela que estoy escribiendo. Suelo colocarla en algún lugar visible durante el proceso creativo, que se extiende durante algunos meses.
La portada provisional me inspira, y me empuja a seguir. Como si la novela ya estuviese ahí, terminada, esperando pacientemente a que yo la alcance y le ponga el punto y final.
Para mi nueva novela que publicaré este año, la portada que hice es esta:


Supongo que no será la que elija la editorial, quizá sea demasiado cruda y no refleje exactamente lo que quiero contar en estas cuatrocientas y pico páginas, si es que acaso he querido contar algo "exactamente".

Así, a simple vista, vemos a una chica con un claro problema de desnutrición. A pesar de ser un tema recurrente en todo la novela, no era la anorexia el discurso principal, ni mucho menos. Julia Benavides, la protagonista de LA RAYUELA ESPIRAL, en efecto, ha sufrido anorexia durante la adolescencia. Pero a pesar de que este tema tiene mucha tela, mi intención era plasmar la enfermedad desde otro punto de vista bien distinto.

Es decir: ¿qué hay por detrás de un síndrome que consume a la gente hasta dejarla en los huesos?

Hay muchas cosas que engordan, sí. Engordan las calorías tomadas de forma indiscriminada, pero también engordan los pensamientos, toda esa mierda que día a día nos tragamos y que, con el tiempo, puede acabar formando un flotador de grasa en nuestra cintura, un flotador que, desgraciadamente, no servirá para salvarnos cuando el barco se hunda y quedemos a merced de las corrientes.

De la misma forma, existen factores oscuros que nos comen por dentro, antiguos fantasmas que nos rebañan los huesos. Un buen día, descubrimos que nuestras costillas se marcan bajo la piel como las de un perro famélico. Monstruos alargados y viscosos que reptan debajo de esa alfombra bajo la cual barremos la porquería que no podemos asimilar, o que en otros tiempos decidimos tapar, todas esas cosas imposibles de asumir. Y de afrontar.

LA RAYUELA ESPIRAL trata de eso, y de muchas cosas más.

Es una novela inquietante, corrosiva, tierna, con algo de terror y un poco de magia, con mucho humor a veces y con mucha mala leche casi siempre.

lunes, 2 de enero de 2012

viernes, 23 de diciembre de 2011

EL CAMINO DE LA FELICIDAD




Acabo de terminar de leer el libro cuyo título coincide con el título de este blog.
De Jorge Bucay.
Este hombre gordito y bonachón como un Papá Noel sin disfraz siempre me ha caído bastante bien, en parte porque tanto se parece fisicamente a Pepe, mi terapeuta gestaltista con el que tantas cosas aprendí en su día. Bucay también es terapeuta de la Gestalt, esa forma de entender el psicoanálisis tan activa, tan teatral, tan cercana y receptiva con tu terapeuta (hasta el punto que él debe también abrirse a ti y contarte parte de sus problemas y vivencias con el fin de que se produzca el correcto intercambio).
Bucay tiene otros libros infumables, como aquel de Cartas para Claudia, errático en exceso, happyflower hasta la cursilería, pero se le perdona por haberlo escrito cuando todavía era muy joven.

EL CAMINO DE LA FELICIDAD es la culminación de otros tres libros (Camino de la autodependencia, del encuentro y de las lágrimas), este último (el de las lágrimas) a mi parecer el más interesante, y que habla de los duelos. De los grandes duelos y de los pequeños duelos de cada día, y de cómo elaborarlos para que no queden puertas abiertas detrás nuestro, puertas por las que, por experiencia, pueden colarse esos monstruos que nos aterrorizan la vida.

Bucay ha escrito tantos libros sobre cómo mejorar la vida de uno, que uno a veces se mosquea y le da la sensación de que son demasiados, de que la lía para sacar de donde ya no hay. Como si, después de escribir diez libros buenos, tuviese que escribir uno que confundiera a la gente, que hiciera que la gente se deprimiese para así poder escribir otros diez para volverte a arreglar la vida.

EL CAMINO DE LA FELICIDAD plantea ideas interesantes como el error de identificar la felicidad con el éxito, o equiparar la felicidad con el placer, o creer que el amor de la media naranja alcanza, o el error terrible de intentar escapar del dolor (que no del sufrimiento), cuando el dolor es precisamente el mayor maestro en nuestro recorrido por la vida.
Finalmente, ahonda en la idea de identificar el sentido de tu vida, es decir, cual es tu meta y para qué vives, algo que en principio parece muy obvio hasta que te paras a pensar en ello y te das cuenta de que tus objetivos están bastante más desdibujados de lo que piensas.

Llevaba tiempo si escribir dando los retoque a mi novela nueva LA RAYUELA ESPIRAL, que ahora mismo se están leyendo las editoriales. LA RAYUELA ESPIRAL es mi mayor tesoro en estos momentos, mi pequeña gran criatura y lo mejor que he escrito hasta la fecha, y creo que me costará bastante superarlo, si es que llego a hacerlo algún día.
Hablaré próximamente de ella, y mucho.

Es Navidad, tiempo de estar con la gente que queremos, y os deseo todo el cariño que os merecéis en estas fechas. Es increíble el tiempo que pasamos intentando agradar y obtener el reconocimiento de la gente que forma parte de nuestro día a día y en verdad no nos importa, comparado con el tiempo que dedicamos a agradar y agasajar a las cuatro o cinco personas que DE VERDAD amamos. En mi caso, reflexionando después de leer este libro de Bucay, he llegado a la conclusión de que una de las cosas para las que vivo (y sólo tengo tres cosas para las que vivo) es cuidar de la gente que quiero. Parece obvio, parece una tontería, pero llegar a esa conclusión me ha recolocado de pronto en un lugar diferente dentro de mi propia vida.

UN BESO ENORME Y FELIZ NAVIDAD.